Disponíamos de tan solo tres días libres y queríamos aprovecharlos al máximo, pero no teníamos nada preprarado. ¿Dónde podríamos ir que no estuviera excesivamente lejos de Madrid y pudiéramos ir en coche, pero a la vez cambiar de aires? Así que nos decidimos por hacer una ruta de tres días entre Cantabria y Asturias, y la verdad es que pueda dar mucho más de sí de lo que a priori podíamos pensar. Nos alojamos en un hostal en Asturias, pero en el límite con Cantabria. En esos días visitamos Santillana del Mar, Comillas, San Vicente de la Barquera, Ribadesella, Cangas de Onís y los Lagos de Covadonga.

Ruta de tres días

Día 1

  • Santillana del Mar

La primera que visitamos fue la llamada villa de las tres mentiras: Santillana del Mar, que ni es santa ni es llana ni tiene mar. Está situada en la zona occidental de Cantabria.

Colegiata de Santa Juliana

Colegiata de Santa Juliana

Esta ciudad es de tipo medieval y su casco histórico fue declarado conjunto histórico-artístico en 1889. Es digno de ver todo el casco, en el que destacan los siguientes puntos:

    • Colegiata de Santa Juliana: que es uno de los monumentos románicos más representativos de la región. Es del siglo XII. Fue construido por un grupo de monjes en honor a la mártir Juliana. Llama la atención su bonito claustro.
    • Hay varias casonas palaciegas de época medieval como  la Casa de Leonor de la Vega, de estilo románico-montañés, del siglo XII, y casonas barrocas y renacentistas que llaman la atención como la Casa de los Hombrones o la Casa de los Barreda-Bracho, que hoy en día es Parador Nacional.
    • Museo de la Tortura de Santillana del Mar: muy cerca de la colegiata, se encuentra este museo dedicado a los instrumentos que se utilizaban para torturar durante la Inquisición. Si te gusta ese tipo de cosas, está curioso.

Lo mejor, sin duda, es pasear tranquilamente por el pueblo.

Muy cerca de Santillana se encuentra la Cueva de Altamira, con sus pinturas prehistóricas.

  • Comillas

Comillas fue nuestra siguiente parada. Se trata de una villa aristocrática, en la que incluso llegó a veranear Alfonso XII. De esta ciudad, que destaca por sus edificios modernistas, nos quedamos con las vistas que hay desde las alturas, especialmente con las que se tiene desde la Universidad Pontificia.

Palacio de v

Palacio de Sobrellano

    • Palacio de Sobrellano y su capilla Panteón: obra del siglo XIX del arquitecto catalán Martorell y Domenech i Muntaner.
    • Palacio del Capricho: obra del arquitecto catalán Gaudí.
    • Iglesia de San Cristóbal, de estilo barroco (entre los siglos XVII y XVIII).
    • También merece una visita el cementerio que se ubica sobre los restos de una iglesia del siglo XV con su estatua de El Ángel.
  • San Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera fue el tercer pueblo que vimos, un pueblo con un gran sabor marinero, y eso se nota en sus tradiciones y fiestas populares, como la procesión del Carmen que se celebra el 16 de julio.

San Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera

Aquí es obligatorio ver:

    • La Iglesia de Santa María de los Ángeles, que es de estilo gótico y se sitúa en la parte alta de la villa.
    • El Castillo de San Vicente o Castillo del Rey, que data del siglo XIII.
    • Restos de la muralla y los puentes sobre la ría.

Además de ver esto, es inexcusable ir al paseo marítimo y comerse allí unas buenas sardinas asadas.

Día 2

  • Ribadesella

Al día siguiente, nos dedicamos a recorrer algunos pueblos asturianos. En primer lugar nos acercamos a Ribadesella. No vimos el acontecimiento más internacional que tiene lugar aquí el primer sábado de agosto posterior al día 2,  el famoso Descenso del Sella (este año 2014 se celebra el 9 de agosto) porque no fuimos en esa fecha.

Ribadesella

Palacetes indianos de Ribadesella

Para nosotros es imprescindible:

    • Dar un paseo por el puerto y por el paseo marítimo.
    • Paseo por el casco antiguo, y ya una vez aquí, tomarse una buena sidra. Por el casco atraviesa el Camino de Santiago del Norte y nos encontraremos con edificios del medievo.
    • No hay que perderse las vistas panorámicas desde la Ermita de Guía.
    • Palacetes indianos de la playa Santa Marina, que datan de los siglos XIX y XX.
  • Cangas de Onís y los Lagos de Covadonga

Fue nuestra siguiente parada del viaje. La vista de los Lagos de Covadonga, que además de ser impresionante, es imprescindible si estás recorriendo esta zona.

Los lagos están situados en pleno corazón de los Picos de Europa. No hay palabras para describirlos. Hasta aquí no se puede acceder en coche si vas en temporada alta y tendrás que dejarlo en los aparcamientos que hay establecidos. Solo se puede acceder en unos autobuses o a pie.

Lagos de Covadonga

Lagos de Covadonga

Son unas lagunas glaciares formadas por los lagos Enol, La Ercina y El Bricial. Una vez que llegas a los lagos se pueden hacer varias rutas de senderismo. Están perfectamente indicadas con carteles. Las hay más largas, más cortas, con mayor dificultad o con menos.

También es visita obligada si se sube a ver los lagos el Santuario de Covadonga y la Santa Cueva. Es un lugar casi de peregrinaje. En la Santa Cueva está la Santina, que es la patrona de Asturias.

Cangas de Onís es la puerta de entrada a los Picos de Europa.  En Cangas hay que ver:

    • Puente Romano
    • Ermita de Santa Cruz
    • Dolmen
    • Estatua de Don Pelayo
    • Capilla de San Antonio
    • Plaza del Mercado
Puente romano de Cangas de Onís

Puente romano de Cangas de Onís

  • Llanes

Nuestro último destino antes de emprender el regreso a Madrid fue Llanes, que lo visitamos el tercer día del viaje. Se trata de otra villa con sabor marinero, y es que tuvo puerto pesquero y ballenero. Aquí hay que pasear por la Playa de Cuevas del Mar, cuyas vistas son maravillosas. Posee un museo indiano, para quien le guste esta temática.

Cubos de la Memoria de Llanes

Cubos de la Memoria de Llanes

Pero sin duda, lo mejor es perderse por el casco histórico y más ver:

    • Los Cubos de la Memoria, obra de Agustín Ibarrola en el puerto de la ciudad.
    • Muralla románica del siglo XIII, de la que quedan en pie unos 300 metros.
    • Torre del Castillo, que es la sede de la Oficina de Turismo.
    • Basílica de Santa María del Conceyu, del siglo XII.

Pin It on Pinterest